Área Industrial de Kaesong: su economía e importancia

El reinicio de la colaboración intercoreana mediante el Complejo Industrial de Kaesong fue uno de los puntos que firmaron los líderes Kim Jong Un por parte del Norte y Moon Jae In por parte del Sur tras las respectivas cumbres del 27 de abril de 2018 en Phanmunjom y el 19 de septiembre del mismo año en Pyongyang.

El Complejo Industrial de Kaesong (CIK), situado en la parte sur de Corea del Norte, ha sido objeto de interés económico por parte de grupos comerciales de todo el mundo debido a su singularidad. Este área supone un beneficio para ambas Coreas, sin embargo, las dos partes de la península han mantenido tensiones debido a sus choques frontales políticos. Pero vayamos al grano de la cuestión a tratar, ¿qué es realmente el Complejo Industrial de Kaesong?

El Complejo Industrial de Kaesong es una zona exclusiva de Corea del Norte, en donde trabajan conjuntamente trabajadores y empresas del Norte y el Sur de Corea. Este proyecto comenzó en 2002 como idea de una futura reunificación y para obtener un beneficio mutuo.

Aparte de los intereses mutuos que ambas Coreas aplican, los beneficios también son propios para cada parte. El norte se beneficia en varios asuntos: recibe una cantidad considerable de divisa extranjera, sobretodo dólares, con los que adquiere materias necesarias que Corea no puede producir (es la única forma que tienen, ya que en el mercado internacional no se acepta la moneda norcoreana). También se benefician con un aumento de la producción, lo que fomenta y potencia sus ingresos cada año en altos porcentajes y con la extensión del producto norcoreano a través del mercado con el sur. Por otra parte, el sur se beneficia de mano de obra. Este premia a las empresas que quieren trabajar en esta área industrial con una reducción de impuestos y préstamos con bajos intereses, lo que fomenta que empresas surcoreanas inviertan en el norte. Se asegura una mano de obra que habla coreano y se benefician de un seguro de riesgo político que puede cubrir pérdidas financieras de hasta un 90%.

Como hemos dicho, con este proyecto el norte puede expandir su producto a través del mercado con el sur, el cual llega a todos los rincones de Asia e inclusive de Europa y Estados Unidos. Estos productos creados por ambas Coreas son de una calidad competitiva y alta, que tienen asegurado su espacio en el mercado de China, Japón, Vietnam o Laos.

Los obreros del Complejo Industrial de Kaesong proceden de todos los rincones del norte, ya sean de Pyongyang, de la propia Kaesong o incluso de Wonsan, ya que su gestión está sobrellevada por el estado norcoreano. Todos estos trabajan bajo la Ley del Trabajo Socialista de la propia Corea del Norte, es decir, tienen las mismas condiciones laborales que cualquier otro trabajador del país, incluido el sueldo.

A pesar de los roces ideológicos y políticos de ambas Coreas, el CIK es un proyecto que ambas dos acordaron como algo inseparable, como algo que por el bien del norte y el sur jamás debería desaparecer. Tal es así, que el CIK ha soportado manipulaciones del sur al norte o advertencias del norte al sur que algunos medios occidentales han tildado de amenazas terroríficas del comunismo al libre mercado. Sea como fuere, independientemente de lo que el exterior de Corea tenga la ocurrencia de afirmar, el norte y el sur saben que el CIK es más que un simple paso a la reunificación, es un símbolo de unión, es el emblema de la agrupación de un mismo país que tiene claro que las diferencias históricas no son suficientes para dividirlos.

Hoy el CIK sigue imperante y su desarrollo sigue en crecimiento, a pesar de sus diferencias políticas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Si necesitas algún contenido sólo tienes que pedirlo