Las medidas anti-COVID retrasaron siete meses la entrada del virus

El pasado 26 de julio las autoridades de la RPDC reportaron el primer posible caso de coronavirus en la ciudad de Kaesong, junto a la frontera con el Sur, momento a partir del cual se decidió poner el territorio en cuarentena y cerrarlo preventivamente.

El pasado 19 de julio un antiguo ciudadano norcoreano que había residido durante 3 años en Corea del Sur, habría regresado al Norte cruzando irregularmente la frontera.

Tras su detección y la realizarle de varias revisiones de salud, se obtuvieron resultados sospechosos de COVID-19, por lo que se tomó la decisión de poner en cuarentena a los contactos del posible enfermo de los últimos 5 días y cerrar totalmente la ciudad de Kaesong. Se inició una investigación para aclarar lo ocurrido y depurar responsabilidades.

Asimismo, se aprobó por unanimidad pasar del Sistema de Profilaxis de Emergencia al Estado de Emergencia Máxima. Sin embargo, en el conjunto del país, el retraso de la entrada de la COVID-19 en la RPDC ha sido el resultado de diversas medidas:

  • El 30 de enero se estableció el Estado de Emergencia Antiepidémica con profesionales formados para evitar la propagación y entrada del virus. A partir de esta fecha, todas las fronteras, puertos y aeropuertos han sido sometidos a medidas muy estrictas. Todas las personas que por viajes de negocios habían abandonado el país fueron chequeados a su vuelta para comprobar su salud; tanto los extranjeros como los ciudadanos que venían de vuelta, sus contactos y aquellos con síntomas como fiebre fueron sometidos a tratamientos costeados por el gobierno. De igual modo cada mercancía procedente del extranjero se vio sometida a cuarentena por plazo de 10 días.
  • A principios de febrero las campañas informativas por parte de profesionales médicos, Ministerio de Salud y Cruz Roja sobre la necesidad del lavado constante de manos, uso de mascarillas, ventilación frecuente, etc, se intensificaron para llegar a toda la población. Se comunicó mediante puestos informativos, displays electrónicos, megafonía, televisión y medios de comunicación.
  • La industria centró esfuerzos en adaptarse para producir masivamente trajes sanitarios, guantes, respiradores, y desinfectantes, entre otros.
  • La desinfección generalizada de medios de transporte comenzó en febrero, con vigilancia intensiva para detectar comportamientos indisciplinados con las medidas sanitarias y se potenció el uso de las teleconferencias a diversos sectores.

Ante el primer posible caso de infección, Kim Jong Un aseguró la prioridad en otorgar  alimentos, combustible, carbón o lo que se pueda necesitar en la ciudad de Kaesong hasta que el 13 de Agosto, se decidió levantar el confinamiento en la ciudad y en otras áreas fronterizas.

Al cierre de esta edición (septiembre 2020), la OMS no contaba ningún caso positivo en la RPDC, habiéndose testado 2767 casos sospechosos.

 

Artículo publicado en el nº1 de la revista Saenal (Septiembre 2020)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Si necesitas algún contenido sólo tienes que pedirlo